Rebeca Marsa forma parte de la nueva generación de escritores colombianos que, con la impronta de la guerra en sus historias, comienzan a escribir desde los escenarios de paz que se perfilan en su país.

Un estilo definido y una pluma diestra en la pintura de personajes que trasmiten la desolación y el enamoramiento del abismo.