Equilibrio en la cornisa

¡Hablar de mujeres! Otro gran pecado, porque hablar de mujeres es como hablar del demonio, aunque resulta peor cuando se trata de Equilibrio porque ya quisiera el demonio tener la inteligencia, por lo menos, de una sola de las que nos hablas en tu libro.

Fernando Solano

Ananké, cuerpos en venta

Gilda: le robaste la pluma a un fénix. Porque cuando pensamos que ya nos ofreciste tu mejor libro, que ya llegaste al máximo del arriesgue y del atrevimiento, escribes algo mejor, más fuerte.

Miguel García Ochoa


Ananké, cuerpos en venta es una magnífica novela que nos sumerge en la realidad del mundo de la trata. La autora nos hace vivir desde la compasión, la ternura, la esperanza y el amor, en cada uno de los personajes. Al conocerlos será imposible olvidarlos.

Maru Gómez Figueroa


¡Ananké, tremendo libro!

Georgina Millán


Un final inesperado. Muy bueno

Ana Flavia Camarena


Ananké. Muy bueno, no puedo dejar de leerlo.

Rita Camarena


Ay, qué terriblemente doloroso, veraz, importante es tu libro Ananké. Me resultó casi imposible la lectura. Y, a la vez, fascinante. De una intensidad tremenda. Tanto en la descripción-narración de los momentos horrendos, sucios, de maldad infinita, como en los de ternura y solidaridad, o aquellos en los que todo se funde y se confunde. Felicidades de todo corazón.

Silvia Káter

 

Más allá de la memoria

La forma en que usaste el soliloquio hace que uno se ponga en los zapatos del narrador, mucho más que la voz en primera persona. De hecho presentas una voz liberadora, sin temor alguno y bastante graciosa. Todo el lenguaje me maravilló. No tienes límites geográficos.

David Areyzaga


Es una historia impactante, seria y dolorosa redactada con humorismo y sensibilidad.

Cuestiona el comportamiento humano y deja una profunda reflexión de los hechos históricos inexplicables.

Maru Gómez Figueroa